viernes, noviembre 28


Palabras que no,

no pueden ser nombradas ni dichas

menos vistas...

Palabras de agresión para las sombras...

Palabras prohibidas que insisten...

Cual es el miedo a las palabras?

Muerte y silencio

Olvido y adios...

Valeria Elías

5 comentarios:

El Rincón del Relax *Beatriz* dijo...

Penetrante poema que da pie a la reflexión..!!

Te dejo un relajante abrazo!!

PD: Mi blog no se actualiza con blogger, lo digo porque hay nuevas entradas.

besos!

Kadannek dijo...

Las palabras a veces son fuente de malos entendidos, a veces son destructivas y muchas otras, son creación pura. Hay que cuidar el Verbo y respetar su sagrada función.

Lindas letras, interesantes y llenas de "un algo" que atrapa. Bien hecho.

ZapateroRemendon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Robin dijo...

Ya sabes, Valeria, de ese poder de las palabras, de como pueden acompañarnos en la tristeza o herirnos en la confianza con su filo vejatorio o injurioso. Por suerte también sirven para escribir las más bellas metáforas, para mostrar las verdaderas muestras de cariño y para mandarte un beso

Mar y ella dijo...

Las palabras tienen un poder incalculable escritas o vociferadas..unas te dejan una huella indeleble dulce en el corazón y otras som agresivas y te dejan cicatrices que ninguina cirujía las sanas,más,que otras palabras dichas del alma..

Un abrazo
Mariella