martes, febrero 17


No tengo miedo de hablar
sobre el pasado,
porque el pasado es la construcción
de mi presente.

No hay nada que ocultar,
todo está dicho y escrito,
la mentira es la opción de los cobardes...

Me paro frente al mundo,
lo miro a los ojos y digo:
- he aquí la construcción más
maravillosa del mundo,
un ser humano hecho a imagen
y semejanza de su propia historia...

y me retiro sonriente,
tranquila, a sabiendas,
de ser de este mundo
pero no pertenecerle.

Valeria Elías

15 comentarios:

George dijo...

Yo tampoco le pertenezco al mundo y el mundo no me pertenece a mí, quizá por eso nos llevamos tan mal. Aunque lo mismo me da ahora que sé que desconozco lo innombrable, que lo nombro metafóricamente, como quien roza el perfil de las nubes como quien intenta capturar con las manos toda la lluvia que se precipita sobre nuestras cabezas. Para algo han de servir los dedos de mis manos, para algo ha de servir mi cuerpo y esta bolsa de sangre que se agita inquieto dentro de mi pecho, para algo ha de servirme el alma, esa cosa melosa que me habita y me ronda como un perro hambriento, para algo ha de servirme la ausencia. Yo no sé, no quiero saber, apenas de la soledad y de la edad de los nigromantes. Las sombras de los muertos amontonados sobre y debajo de mis almohadas, como pesadillas, como sueños, como bellos recuerdos y como bellas hadas esquizofrénicas. Y ese miedo, esa parálisis de serpiente venenosa, ese temblar con el frío y con el silencio de la noche, el atardecer naranja, los perros aullando, los hombre lobo desgarrando las pieles de sus doncellas, y esta cabeza de pensamientos breves e intensas palabras, este no pertenecer a ningún lugar, este crepitar del verano, como un incendio dentro de mi pecho, es mi corazón. ¡Para algo ha de servirme!

Gittana dijo...

Valeria!! Niña!!! que gran fuerza se siente en este poema... como si fuera una guerrera triunfadora!!!!

somos de este mundo, pero no pertenecemos a el... bieeeen!!!!

Umma1 dijo...

Al fin alguien que se anime a su pasado.

Uno es lo que se estructuró ayer.

Un beso

Kainrus, the Alchemist dijo...

El pasado.... los pilares de la torre hacia tu futuro esta basada en los cimientos creados por tu pasado, a veces el pasado tambien puede ser como una grieta dentro de tus cimientos.... es un dolor cuando el mismo pasado te acosa tal que no puede dejarte dormir siquiera... cuando esa grieta crece y empieza a romper tu cimiento, pero aun asi.... hay que hacer todo..... todo para que esa torre nunca caiga.

Saludos nn)

nymphetamine dijo...

AAAMMM
como podria seguir este blog
eske la verdad me gustaron algunas cosas

ROTEN dijo...

NO ES K NO SEAMOS DE ESTE MUNDO SI NO QUE HAY QUE ADAPTARNOS A ÉL ...Y TODO DEPENDE DE COMO LO VEAS Y LO QUE SIENTAS ESO CUENTA DEJA QUE LAS IDEAS FLUYAN Y NO LAS CIERRES EN TU MENTE NO TE ENAJENES....
P.D. POR QUE TAN FELIZ VUELO SI VIVO COMO MUERO...

RECOMENZAR dijo...

Gracias por pasar me diste una gran alegria No te pierdas besos

Poetiza dijo...

Amiga, me facina este final de bello poema. Yo tampoco soy de este mundo. Besos, cuidate.

^^Reborn_Of_Darkness^^ dijo...

HERMOSA POESIA EL PASADO SI ES LA CONTRUCCION DEL PRESENTE...
GRACIAS POR PASARTE POR EL BLOG DE LA LOCURA JAJA
TE AVISO Q LA ORGANIZADORA VOLVIO
..
A ROBAR COMIDA E IRSE JAJAJA

BESITOS DESDE
LA LOCURA*
Y LA ULTRATUMBA*

(no te asustes sig besos de ambos blogs jaja)

Carlitos Lavida dijo...

A mi me gusta mentir.

Egroj Sérdna dijo...

...La mentira no se puede generalizar como un acto de cobardìa...es sòlo una desiciòn..con eso planteo mi desacuerdo con Valeria Elìas...

digler dijo...

yo pienso que nada esta escrito, pues de una u otra manera,somos artifices de todo cuanto nos puede suceder en el mundo

Shanty dijo...

Es que somos espíritus que habitan en un cuerpo, pero nuestra condición es pertenecer a lo sutil y perfecto.
Besos

Cyborg-poeta dijo...

Me gusta leerte, siempre tenés un algo para hacernos pensar...
...no poner títulos te identifica más...

Saludos

Lidia M. Domes dijo...

Aceptar la Vida como es... si...

Y vivir plenamente el AHORA.

Abrazos,

Lidia