domingo, marzo 29


Es otoño y hay que dejar caer las hojas, por mucho han pasado, no siempre el sol las trató bien… Es hora de prepararse para el cambio, la renovación, es hora de ir buscando las fuerzas necesarias que vienen de las raíces para renacer en el tiempo correcto, el indicado…
No se florece antes de lo que se debe y cosechar es una tarea que requiere paciencia y tolerancia. Ir más rápido no hace ser mejor, sólo te hace perder el horizonte en afán de alcanzar lo que no se divisa.
Es tiempo de llamarse a reposo, a meditación, entregarse a los grises y al viento esperando el tiempo necesario para florecer de vuelta. Luego del otoño el inverno, crudo frío que nos prepara para la estación próxima, no sabríamos aprovechar la primavera si no pasamos por el inverno y no sabríamos cuan dulce es el verano si no viviéramos el otoño.
Se sufre tanto más cuando se ama que cuando se quiere olvidar. Pero que sería del amor si así no fuera; sólo un sentimiento más, como si el sol que sale todos los días fuera igual. Se sufre y se aprende…
Pero siempre nos espera la primavera, porque es lo que uno busca para renacer, para disfrutar y volver a ser… Todo es tiempo, a veces es bueno tomarse el tiempo para poder apreciar con mayor claridad lo que existe, lo que hay, lo que se es…
El árbol extraña sus hojas en otoño, pero sabe que en septiembre llegara su momento de recuperar su naturaleza. Así como la vida se abre camino, a pesar de cuanto desastre natural la desafía, el amor también tiene ese destino y aún más fuerte, porque es el motor de la vida…
En la vida todo va y viene, nunca sabemos lo que nos queda… pero si tenemos en claro que lo que deba llegar, llegará y lo que no es su motivo al fin, entonces, uno se aventura a descubrir otra forma de vivir, adaptándose y aprendiendo.
Uno termina creciendo cuando entiende que el proceso para estar bien, es saberse dar el tiempo para estarlo y así compartirlo…
En nuestra primavera, no lo olvides, es ahí donde siempre te espero…


Valeria Elías

5 comentarios:

Poetiza dijo...

Todo tiene su tiempo. Esperemos. Lindo texto reflexivo para mi. Besos, cuidate.

Mar y ella dijo...

Vale, que preciosura....emocionantemente bello..


Mariella.

** MARÍA ** dijo...

Está claro que todo tiene un porqué y un curso a seguir. Como tus letras desde el principio al fin, muy correctas.

Un placer.

Besos tiernos y dulces para ti.


** MARÍA **

Priscilamor dijo...

Bellas palabras! no sé de quien es este blogger pero me hizo muy bien al leerlo, gracias!!!
No creo en eso que dice el mail.

Puchi

Gittana dijo...

Creo que el amor es asi... como las estaciones del año...

adoro el verano... pero siempre espero el invierno... tu me entiende no??