lunes, noviembre 9

Te escribo...

Te escribo a sabiendas que tengo el infierno merecido, si por hacerlo cometo un pecado, el averno es mío.
No concibo la vida de forma correcta, quieta, sin sentido, si amarte es algo prohibido, entonces te amaré fuera de la ley y seré un prófugo empedernido. No me achico ante dios ni nadie, pues el amor es de libre albedrío, yo sólo escogí acercarme y el resto se dio como fluir de río.
En esas tardes tediosas, aún así me brindaste cariño, pudiéndome abandonar, pensando en lo imposible de este idilio.

Acá estoy, atrapada entre estos instintos, reprimiendo cada foco incontrolable de secuestrarte y hacernos fugitivos... Y siento como la locura invade mis venas, se estremece cada centímetro de piel cuando te miro...
Si por quererte es de ser castigada, ¡bendito sea dios y su crucifijo!

                                                                                            Valeria Elías

4 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Que poema tan hermoso con una fuerza increíble.. me gusto..

Un abrazo
Saludos fraternos

Que tengas una semana excelente.

WHO dijo...

Eres afortunada ................ y lo sabes, te deseo que no se apague nunca esos deseos de huir con tu amado y dejar que el mundo gire como desee, porque tu mundo eres tu.
Un beso fugitivo, Who.

WHO dijo...

Sí me gusta Pedro Guerra, además es paisano, canario como yo.
Un beso al son de alguna canción de Pedro, Who.

Un gramo de locura dijo...

Que lindo es sentir con esa fuerza, con esa conviccion besos