sábado, enero 23

Anoche soñé que te llamaba,
que hablábamos, pero
ya no era lo mismo.
Todos nos miraban extrañados
como diciendo: ¿qué hacen estos dos?
con cara de desquicio...

Soñé, sentí, casi vivencié
lo que sería
y la verdad, no se sentía lindo.

¿Cómo limpiar el pasado?
¿Cómo olvidar lo sufrido?
¿Acaso, hay alguna forma
de corregir los errores?

El tiempo es sabio tamiz,
solo conserva lo bueno, lo que vale la pena,
limpia, organiza, ordena...

Las cosas tienen un porqué
y ésto fue lo que debió ser...

En mis manos solo está mi destino
y es mi deseo que esto me aleje de todo mal.

Fue sólo un sueño,
y así debe ser,
el pasado se fue y no volverá...

Valeria Elías

5 comentarios:

WHO dijo...

Inteligente propósito de vida, no se puede vivir anclado en el pasado sin disfrutar el presente ni proyectar el futuro.
Todo mi ánimo, un beso, Who.

Shanty dijo...

En medio de un desengaño, se nota tu optimismo, algo que debe prevalecer cuando uno se propone seguir adelante.
Un abrazo.

Abril Lech dijo...

No deja de asombrarnos justamente esa transformación insólita de la pasión en... casi nada... cenizas como mucho. Que el primer viento dispersa inevitable...

Pepe dijo...

El fuego necesita ser atizado para que no se extinga, con el amor ocurre lo mismo si no se cultiva cada día se llega a la rutina...."cenizas de viejos recuerdos"

Saludos

RECOMENZAR dijo...

Aplausos valeria querida alma sin alas de poeta