jueves, noviembre 26


El ángel del silencio se hizo presente.
Fue buscando su espacio, su tiempo
y de forma casi impertinente se apoderó
de aquello que creyó suyo.

Un día de esos, esos que uno nunca sabe,
el ángel bajó a la tierra
y comenzó a sembrar su mandato…
Desde entonces las palabras significaron distinto.

Los hombres poco pueden entender el valor
de las cosas, la mentalidad mundana,
las sombras, aún para ellos, es una realidad.
No ven más allá de lo que ven.

Pero el ángel, aún en su silencio
sigue cultivando cada verdad, cada secreto
con la esperanza de que algún día
florecerá la luz
y el hombre comprenderá
que el misterio es aquello
que da luz a la sombra.

Valeria Elías

4 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

El ángel del silencio que se presenta en tus versos...

Excelente poema

Es un agrado pasarme siempre por tu blog..

Un abrazo
Saludos fraternos..

WHO dijo...

El silencio es la oscuridad del bullicio vacío.
es necesario en dosis suficientes para alimentar la verdad y la razón, es decir, para dar luz y despejar sombras de ignorancia y temores infantiles.
Un beso sonoro, Who.

Mar y ella dijo...

Siempre es un buen tiempo para cambiar ......siempre es buen tiempo para visitarte y reflexionar contigo


cariños siemrpe
Mariella

**kadannek** dijo...

Suele decirse que "todo cambio es bueno" o -por lógica- trae cosas nuevas.
A muchas personas les cuesta mucho hacer cambios ya sea en sí mismas, en su estilo de vida y/o en determinados aspectos/asuntos; Supongo que se tratará de miedo, pero es positivo renovarse de vez en cuando.

un gran saludo.