sábado, julio 10

Ambos amantes
del destino, del tiempo
paciente ante otras situaciones.
Frente a frente,
 falló la química?;
pero algo los unió,
y como el fuego consume un leño,
como libros abiertos,
con el ocaso eterno de la melancolía,
la música sonó
en el más profundo reflejo de sus frentes.
Aire,
Luz,
Agua,
Fuego,
conjugación perfecta
para un buen amor.
Valeria Elías

4 comentarios:

WHO dijo...

La sensibilidad ha salido de la pantalla del portátil hasta anidarse en mi pecho.
Destilas femineidad y sensibilidad sobremanera.
Un beso, Who.

Mery Larrinua dijo...

Delicados y sublimes versos.
un abrazo

Norma Ruiz dijo...

bellisímos versos.
¡me encanta leerlos¡
besos

mariela dijo...

salud!! SALUD!! HACIA COMO 10 ANOS QUE NO ERA FELIZ.