lunes, marzo 7

Porque me gusta ser mujer...

Quién no ha renegado alguna vez de ser mujer... Quién no ha sentido que no es valorada, cuidada ni siquiera respetada... Quién no se ha sentido nada frente a muchas personas que siquiera saben que existimos?

Con los años, la experiencia y el escuchar otras mujeres aprendí algunas cosas:

- Lo maravilloso de ser mujer es saber que tenemos la capacidad de poder sentir la vida dentro nuestro, saber a ciencia cierta que la vida sigue su curso.
- Lo más lindo de ser mujer es que los hombres siempre quieren conquistarnos, y hacen un gran esfuerzo en ello, nos sorprenden y se superan con tal de encontrar en nosotras una sonrisa. 
- Lo más interesante, es que una vez que nos conquistan ellos se sienten parte de algo, y están para secarnos nuestras lágrimas, para escuchar nuestras quejas, para consolarnos después de una situación fea o para pedirnos perdón o perdonarnos después de cualquier absurda pelea.
- Lo más emocionante de ser mujer es que a pesar de todo, podemos tener una vida sin hombres, podemos trabajar, tener amigas o amigos, viajar y gozar de la libertad como cualquier ser de la tierra.
- Pero lo más llamativo es que por más que seamos totalmente independientes, en eso nos parecemos a los hombres, no podemos vivir solas, entonces nos tragamos el orgullo y aceptamos que los hombres son también parte de nuestra vida.
- Aunque algunos hombres no sirven para vivir con mujeres, no saben respetar, son egoístas y siquiera se respetan así mismos, abusando de todo lo que esté a su paso, en ese caso mujeres, nosotras tenemos las de ganar, porque ganamos dejándolos solos a merced de su propia miseria.
- Lo más apasionante de ser mujer es saber que las emociones, los sentimientos los podemos vivir a flor de piel, los sabemos compartir y trasmitir, y a su vez, los sabemos comprender, ya sea con nuestras amigas, parejas, hijos, padres, tenemos una capacidad impresionante para poder manejar cualquier tipo de situación, curamos almas remendando con amor...
- Lo más romántico de ser mujer es que somos poesías caminando, canciones en el aire y sueños inventados, provocamos que muchos se motiven a crear y soñar, inventar y hacer por el simple hecho de existir
- Lamentablemente muchas veces como mujeres nos olvidamos de cuanto valemos, pensamos que nos merecemos lo que nos pasa, pensamos que nadie nos quiere, nos entiende o le importamos, sin darnos cuenta que el problema mayor nace en nosotras mismas cuando no nos permitimos ser y hacer, más allá de todo lo que digan o nos hayan enseñado, somos las cárceles de nuestra propia existencia, debemos aprender a liberarnos.
- Lo más sagrado de ser mujer es saber que con tan solo una sonrisa, una mirada, una caricia, una palabra, o lo que fuere podemos cambiarle la vida a nuestros seres queridos, podemos levantar edificios o salvar el planeta... Con pocas cosas construimos un familia...
- Pero a pesar de todo, y por sobre todo me gusta ser mujer porque sé que así como las flores, el mundo no sería lo mismo si faltáramos las mujeres, pues la fragancia de la vida sólo se encuentra en los seres elegidos para poseerla.

Por eso queridas mujeres, sean felices no sólo en su día, sino todos los días de su vida, porque creanme, nada vale más la pena que sentirse mujer y serlo con toda la alegría y la dignidad que nos merecemos. 
                                                     Valeria Elías

4 comentarios:

El Drac dijo...

Que lindo que pienses así, y te diré que los hombres en su mayoría aprendemos a ser fieles por y con las mujeres; por ello es que las parejas homosexuales no pueden mantenerse fieles; como los dos son hombres no tienen de quién aprender y en el caso de lesbianas, por ser mujeres se sienten más en comfianza y se trasgrede la intimidad fácilmente. Bueno pero no estamos para hablar del tercer sexo sino de ustedes las maravillosas mujeres que llevan en sí el mágico secreto de la creación, por ello los hombres les cantamos como lo que son diosas de la tierra. Un gran abrazo

Adolfo Payés dijo...

Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia

Confieso que soy el cielo
El sol,
Las nubes amamantando el tiempo

Confieso que las estrellas
Las dibuje con mis sueños
Iluminando el firmamento de mis sentimientos

Que tus cabellos
Los acaricie palpitando mis deseos,
Y que tu cuerpo
Lo transite coloreando mis pasiones
Elocuentes del que ama

Confieso que no soy nada
Ni nadie en este mundo
Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia
Mujer,
No soy el que confisca tus besos
Ni el que marchita tu alma
En añicos de penas,
Soy,
El que respeta tu nombre
Pintado
En el firmamento beso del te quiero

Confieso
Que soy
El que emancipa la palabra
Convirtiéndola en caricia mutilada de ternura,
Mujer
Eres
Luz
Embarazo creador de lo eterno
De lo infinito
Mezclado con el esperma
Quietud erótica de mi cuerpo
Ante la belleza emblemática de tu movimiento
Vida

Adolfo Payés.


Con todo mi respeto y admiración ara la Mujer en estas fechas y el mes de Marzo..


Un abrazo
Saludos fraternos...

jovialiste dijo...

Hermosos pensamientos; pero no todos ni todas son tan espirituales.

Si te quieren, quieres; en la vida lo singular es querer sin que nos quieran.

MAR dijo...

Así es y nada es casualidad.
Muy lindo post, sobretodo el poema final.
Besos para ti y mi cariño.
mar